Telf.: 916 843 952

Insectos

Principios básicos sobre los insectos

Moscas (Musca domestica)
  De los varios tipos de moscas existentes, esta es con mucho la mosca más corriente que encontramos en las casas y aunque puede encontrarse en cualquier dependencia de las viviendas, se encuentra principalmente cerca de los comestibles. Se cree que procedió originariamente de África y ha seguido al hombre por todos los rincones de la tierra. En el norte de Europa probablemente no llegó a instalarse antes de que el hombre guardara los animales domésticos en el interior durante el invierno, práctica que no se inició hasta la Edad de Hierro, es decir, hacia el año 400 a. de C.

Las larvas de las moscas
  Las larvas de la mosca doméstica viven en el estiércol, pero también pueden desarrollarse en los desperdicios de cocina y materiales parecidos. Una sola hembra llega a poner unos 200 huevos y bajo condiciones favorables, a una temperatura próxima a los 30º C, el desarrollo total desde la puesta de huevos hasta la mosca adulta dura solamente 7 días. Las moscas domésticas frecuentan el estiércol, la carroña y los desperdicios de toda clase y como es lógico recogen bacterias y virus, por este motivo, pueden actuar como portadores de enfermedades y son del todo indeseables desde el punto de vista higiénico. Además pueden ser sumamente molestas cuando aparecen en tropel posándose sobre el hombre y animales.

  Algunas veces se pueden encontrar pequeños invertebrados colgando de las patas y del cuerpo de una mosca doméstica puede que se trate de ácaros de varias clases que son transportados de esta forma de un lugar a otro por las moscas más móviles, o puede que se trate de falsos escorpiones. En todos los casos las moscas son especies que viven en o sobre el estiércol y materia en descomposición en general.

Mosca del Vinagre (Drosophila Funebris)
  Estas pequeñas moscas amarillas y pardas pueden verse a veces cuando se deja un plátano pelado ó un tomate cortado sobre la mesa de la cocina. Las moscas del vinagre se posan con frecuencia sobre las botellas con gotas de vino, leche o cerveza en el exterior. Ademas, frecuentan las mermeladas, la salsa de tomate y el vinagre.
  La hembra deposita los huevos directamente sobre dichos substratos, y hacen eclosión aproximadamente un día después, transformándose en larvas que bajan al interior de la comida. Alcanzan el desarrollo completo a los cuatro ó cinco días y luego forman el capullo.

  Las moscas que salen del capullo, pueden empezar a poner huevos veinticuatro horas después, por lo que, si las condiciones son las apropiadas el ciclo vital entero puede completarse en diez días.
En la vida diaria estas pequeñas moscas pueden ser moletas, y para las fábricas que elaboran mermeladas, frutos cocidos y legumbres, pueden llegar a ser un serio problema económico. Como medida de precaución estos alimentos deberían estar adecuadamente protegidos para evitar que la mosca deposite sus huevos en ellos.

  Durante muchos años, las especies de las moscas de la fruta ó moscas del vinagre (Drosophilas), se han utilizado como animales experimentales en los laboratorios de biología y han sido muy útiles en la investigación genética.

Mosquitos
  El mosquito típicamente urbano es en el mundo entero Culex pipiens, ya que sus larvas aparecen en aguas contaminadas, frecuentes en los núcleos de población. Es el típico mosquito crepuscular y nocturno que, aun no siendo muy agresivo, causa grandes molestias porque actúa en el interior de las habitaciones por la noche, convirtiéndose en el Culícido más conocido. Hay que advertir, sin embargo, que en países tropicales otras especies pueden seguir comportamientos parecidos, como el transmisor de la fiebre amarilla Aedes Aegypti, cuyas larvas crían - en el Sudeste Asiático - hasta en los jarrones de flores de los cementerios.

  En nuestro país, otras especies pueden provocar gravísimos problemas en núcleos habitados, esencialmente rurales, puesto que llegan a ellos procedentes de las marismas a zonas inundadas de otro tipo que se encuentra en el territorio circundante. En el caso de algunas especies de Aedes, cuyo hábitat larvario son las marismas naturales, o de algunos Anopheles, que utilizan aguas limpias no necesariamente estancadas y que han aprovechado las facilidades ofrecidas por la técnica de cultivo en los arrozales. La capacidad de vuelo de estas especies puede ser muy notable y alcanzar bastantes kilómetros, dificultando la localización del foco larvario.

Larvas de los mosquitos
  Las larvas de los mosquitos son acuáticas, lo que implica que todas las especies necesitan de una masa de agua para poderse reproducir. Ello es clave para su control, pues es más efectivo verter productos larvicidas en una masa reducida de agua, que adulticidas en un área enorme, lo que conlleva sobredosificación, control incompleto y un peligro ambiental evidente.
  Las larvas acuáticas ya mencionadas sufren cuatro mudas desde su nacimiento, y pueden distinguirse, por lo tanto, cuatro estadios de crecimiento. En la última muda se transforman en pupas o ninfas, estadio en el que se produce la metamorfosis y del cual emerge al aire libre el adulto. Las larvas se alimentan por filtración activa de partículas orgánicas en suspensión, aunque las pupas no se alimentan en absoluto.
  Tanto larvas como pupas respiran el aire atmosférico a través de órganos especializados como el sifón larvario, por lo cual tanto la contaminación del agua como los bajos niveles de oxígeno no les afectan especialmente.

  La cópula tiene lugar en las 48 horas posteriores a la emersión, tras lo cual las hembras inician la búsqueda de un huésped al que picar para tomar sangre. Existen preferencias tróficas, y según especies, se ataca a determinados mamíferos o bien aves e incluso a anfibios o reptiles. Una vez cebadas con sangre, la hembras inician la digestión y el desarrollo simultáneo de los ovarios, que culminará en la puesta de huevos al cabo de unos días; de estos huevos nacerán las larvas completándose así el ciclo. Al ser capaz la hembra de repetir la picadura varias veces a lo largo de su vida, puede transmitir entre sus víctimas las enfermedades que hemos descrito, cuyos agentes patógenos desarrollan parte de su ciclo en el cuerpo del insecto.

  La estrategia para la puesta de los huevos es variable según las especies. En sus casos (géneros Culex y Culiseta, por ejemplo), éstos son puestos sobre la superficie del agua agrupandose de 100 a 200 unidades, formado conglomerados característicos en forma de pequeñas naves o navículas; en otros (Aedes), la hembra pone sus huevos individualmente sobre la tierra seca en zona inundables, y los huevos aguantarán la sequía hasta la inundación, pudiendo aparecer (tras una lluvia por ejemplo) una elevada población larvaria aun cuando no haya adultos ya. Finalmente, los mosquitos del género Anopheles ponen huevos provistos de flotadores también sobre el agua, pero uno por uno.
Los biotopos (naturales o no) que son colonizados en cada caso son característicamente diferentes, y su conocimiento puede permitir la predicción dentro de ciertos límites del evento climático que provocará la aparición de adultos de cada especie, como es el caso de las lluvias o la subida del nivel freático para Aedes.

More in this category: « Termitas Moscas »